InicioComer carneTorosPescadoExperimentos con animalesAccionesMaterialContáctanosPrensaLinks

Prensa:

Día Mundial de los Animales

Día internacional de los animales de granja

¿Un delito sin precedente?

Milenios dando rienda suelta a la maldad

Un signo de alarma psiquiátrica

Los campos de exterminio del Siglo XXI

Nuestro cuerpo es un cuerpo de la naturaleza

Sólo se puede sentir a los animales con el corazón

Nueva ética para unir a las especies del planeta

Los animales vuelven a vivir tranquilos

Navidad, la fiesta del amor...

El cristianismo y el vegetarianismo

Respetando los derechos de los más desprotegidos

El nuevo gran exterminador de especies

La ganadería contra el medio ambiente

¿Justifica la tradición el maltrato a animales?

Consumo de carne contribuye al hambre en el mundo

General:

Inicio

Mapa de sitio web

Hay que aprender a comprender a los animales, sólo entonces se llega a conocer uno a sí mismo como criatura de Dios. Cada especie animal tiene un estado de desarrollo que quiero denominar estado de consciencia. Cada estado de desarrollo, equivalente a estado de consciencia, tiene el idioma de la naturaleza correspondiente.

Hay muchísimos grados de consciencia diversos de los animales. Por ejemplo los animales del aire tienen un estado de consciencia totalmente diferente del de los animales de las aguas. Los animales en las aguas tienen a su vez un estado de consciencia totalmente diferente del de los animales en el desierto o en la jungla. Y sin embargo se comprenden entre sí, porque sus sonidos y tonos son reflejos de imágenes que se forman en la consciencia de otros animales. Estos ven y huelen las imágenes dentro de sí. La transmisión de contenidos de consciencia en imágenes es un proceso espiritual y por ello independiente de distancias espaciales.

El hombre sólo puede percibir el lenguaje de los animales con el corazón, no con el corazón físico, sino con el corazón del alma, con el origen de todo ser, con la fuerza creadora, que también denominamos el núcleo del ser. El lenguaje del corazón del alma es el lenguaje de la unidad.

Los animales no son seres de la Caída como los hombres. Reaccionan según su estado de consciencia, a no ser que el hombre intervenga en su vida, lo cual ocurre con frecuencia. Por ello los animales no tienen con los hombres una relación precisamente armoniosa. Por ejemplo, los animales del bosque emprenden la huida cuando ven personas. El miedo a los hombres les hace en parte agresivos. Los animales ven en el hombre al enemigo, al cazador, que no les proporciona otra cosa que la muerte. Los animales han perdido la confianza en el hombre, están llenos de miedo, por eso cuando ven a un bípedo emprenden la huida.

La amistad entre hombres y animales tiene que ser conquistada con mucha perseverancia, con mucho amor y comprensión, sí, con el corazón. En el bosque, con los animales, entre otras cosas he aprendido que sólo se oye y se siente bien con el corazón (Gabriele).


Vida Universal
» www.vidauniversal.org

AUTORIZACIÓN PARA LA DIFUSIÓN DE LOS ARTÍCULOS DE PRENSA
Vida Universal da autorización para difundir estos artículos en prensa, Internet o cualquier otro medio de comunicación siempre y cuando se mantenga el contenido íntegro incluyendo la firma Vida Universal a pie de artículo.
Si lo deseas puedes copiar el artículo directamente de Internet o pedírnoslo por email.
Te agradeceríamos si también nos comunicas dónde los vas a publicar.
» info@vida-universal.es