InicioComer carneTorosPescadoExperimentos con animalesAccionesMaterialContáctanosPrensaLinks

Prensa:

Día Mundial de los Animales

Día internacional de los animales de granja

¿Un delito sin precedente?

Milenios dando rienda suelta a la maldad

Un signo de alarma psiquiátrica

Los campos de exterminio del Siglo XXI

Nuestro cuerpo es un cuerpo de la naturaleza

Sólo se puede sentir a los animales con el corazón

Nueva ética para unir a las especies del planeta

Los animales vuelven a vivir tranquilos

Navidad, la fiesta del amor...

El cristianismo y el vegetarianismo

Respetando los derechos de los más desprotegidos

El nuevo gran exterminador de especies

La ganadería contra el medio ambiente

¿Justifica la tradición el maltrato a animales?

Consumo de carne contribuye al hambre en el mundo

General:

Inicio

Mapa de sitio web


Navidad, la fiesta del amor, se ha convertido en la fiesta de la matanza


Los cristianos de Iglesia celebran el cumpleaños de Jesús comiéndose justamente a aquellos que le acogieron cuando nació, a los animales. ¿Creen de verdad que con ello le están dando una alegría?

Terneros, gansos, pollos, patos, ciervos, jabalíes y conejos entre otros son torturados y asesinados para estos días, yendo a parar a nuestros platos como pedazos de cadáveres preparados de forma exquisita. Cada año mueren en unos 345 millones de animales para satisfacer el paladar de las personas. En este sentido la Navidad es la fiesta más señalada del año, por darse las cotas más altas de asesinatos a los animales. Un perverso punto culminante de la gula humana.

Jesús vino al mundo entre los animales. Ellos fueron los únicos que dieron cobijo a María y a José. Para conmemorar este hecho cada año ponemos el belén con una vaca y un buey mirando al Niño Jesús. ¿Cómo se ha consolidado este hecho en el occidente cristiano? ¡En agradecimiento y conmemoración de este suceso los animales son devorados por la cristiandad!, rindiendo homenaje al dios de la matanza.

La Navidad se ha convertido en una fiesta cruel, en un culto en el que son sacrificados muchos animales. Las Iglesias institucionales son responsables de esto, pues aseguran que los animales no tienen alma y por tanto pueden ser devorados sin escrúpulos. ¡Además la mayoría de las autoridades eclesiásticas disfrutan mucho comiendo los pedazos de cadáveres de animales bien condimentados! ¿No es macabro comerse precisamente en su cumpleaños a aquellos que estuvieron en el nacimiento de Jesús?

Esta forma de actuar es una burla y un escarnio al Nazareno y a su enseñanza del amor. Quien esté apoyando el asesinato de animales al comer pedazos de sus cadáveres, no debería de llamarse cristiano. Esto deberían tomarlo especialmente en serio quienes aseguran ser representantes Suyos en la Tierra, o aquellos que predican en Su nombre.

Justamente la fiesta de la Navidad, el nacimiento del gran Espíritu en el niño Jesús, debería de ser un símbolo para nosotros, pues Él nació entre los animales. Los animales le acogieron, no las personas. ¡Acojamos a los animales en nuestro corazón! Dejemos vivir al mundo animal y sentiremos lo que significa la Navidad: La gran fiesta de la Luz. La gran fiesta de la unidad. Entonces encenderemos las velas, miraremos la luz y nos preguntaremos “¿qué quiere Dios?”. Él quiere que cumplamos las legitimidades de la vida y encontremos el camino hacia la vida, que son los Mandamientos de Dios, las enseñanzas de Jesús, el Cristo. Así se engrandece el corazón – también para la Madre Tierra con todas sus muchas formas de vida, para las plantas y para los animales.

¡Estas Navidades no coma animales!, ellos son nuestros hermanos menores. Dejémosles vivir pues ellos llevan en sí la respiración que proviene de Dios al igual que la de los hombres. No cometan maldades, destruyendo una parte de su propia vida interna, matando y comiendo animales.

Dios nos ha dado a las personas la naturaleza y los animales para que volvamos a encontrar la unidad, pues todo lo que Dios visualizó y creó, nos es dado desde la gran unidad del amor para que volvamos a encontrar la unidad.

Acabe también usted con la locura de asesinar y matar en Navidad y rehúse del pedazo de cadáver de animal en su plato. Hay especialidades vegetarianas deliciosas en las que no hay que matar a nadie.

Vida Universal
» www.vida-universal.es

AUTORIZACIÓN PARA LA DIFUSIÓN DE LOS ARTÍCULOS DE PRENSA
Vida Universal da autorización para difundir estos artículos en prensa, Internet o cualquier otro medio de comunicación siempre y cuando se mantenga el contenido íntegro incluyendo la firma Vida Universal a pie de artículo.
Si lo deseas puedes copiar el artículo directamente de Internet o pedírnoslo por email.
Te agradeceríamos si también nos comunicas dónde los vas a publicar.
» info@vida-universal.es