InicioComer carneTorosPescadoExperimentos con animalesAccionesMaterialContáctanosPrensaLinks

Prensa:

Día Mundial de los Animales

Día internacional de los animales de granja

¿Un delito sin precedente?

Milenios dando rienda suelta a la maldad

Un signo de alarma psiquiátrica

Los campos de exterminio del Siglo XXI

Nuestro cuerpo es un cuerpo de la naturaleza

Sólo se puede sentir a los animales con el corazón

Nueva ética para unir a las especies del planeta

Los animales vuelven a vivir tranquilos

Navidad, la fiesta del amor...

El cristianismo y el vegetarianismo

Respetando los derechos de los más desprotegidos

El nuevo gran exterminador de especies

La ganadería contra el medio ambiente

¿Justifica la tradición el maltrato a animales?

Consumo de carne contribuye al hambre en el mundo

General:

Inicio

Mapa de sitio web

¿Es posible reparar el daño causado a la naturaleza y los animales? La Fundación Gabriele se creó con este fin y ya está demostrando que no sólo sirve para reparar el daño hecho a las plantas, animales y la naturaleza, sino que es un gran regalo también para las personas. Así, hace unos años, se empezaron a crear espacios en los que pueden vivir los animales, devolviéndoles su hábitat natural. A la tierra pacífica de la Fundación Gabriele también han sido traídos animales que por fin pueden llevar una vida digna y sin miedos. Lo que se ha llevado a cabo en estos pocos años es inmenso y conmueve el corazón de todo amigo de los animales.

En ese lugar, que cariñosamente llaman “La Tierra de la Paz” viven animales que han sido rescatados de una vida con grandes sufrimientos, incluso salvados del matadero. Ahora tienen un nuevo hogar en esta Tierra pacifica, donde viven felices sabiendo que nunca serán sacrificados y que podrán llegar hasta el final de sus días viviendo con personas que los cuidan y se ocupan de ellos. En la Tierra de la Paz se restablece la relación de amistad y unión entre las personas y los animales, perdida en nuestra sociedad y que gracias a esta fundación vuelve a ser una realidad. Los mismos cuidadores cuentan que los animales son unos seres maravillosos y muy sensibles que reaccionan ante cosas que las personas no podemos reconocer fácilmente, por lo que entenderles sólo es posible si se establece una relación interna con ellos.

«Sentimos que los animales se merecen otra manera de ser tratados, no tienen por qué pasar sufrimientos y necesidades, para ello hemos tenido que comprender cómo se comportan y cómo podemos acercarnos a ellos, pero también que podemos aprender mucho de ellos. Esto es algo que lleva su tiempo ya que nosotros, al igual que muchas personas, no sabíamos que podía existir otra forma de tratar a los animales.

Gracias a Gabriele, quien tiene una comunicación más profunda con ellos a través de su conciencia desarrollada divina, hemos adquirido una base de conocimiento espiritual que sólo al ser practicada en nuestra vida, ha hecho posible establecer una relación nunca antes imaginada. Por ejemplo de ella hemos aprendido que los animales se comunican con imágenes, algo extraño de entender para las personas, ya que nosotros pensamos de forma abstracta y para expresar nuestros pensamientos utilizamos las palabras, sin darnos cuenta que quizás lo que digamos no corresponde a lo que sentimos o irradiamos».

Los animales sin embargo no perciben las palabras literalmente sino que perciben lo que sucede en nuestras sensaciones y sentimientos. Esto es lo que Gabriele describe en el libro: “Tú, el animal. Tú, el hombre. ¿Quién tiene valores más elevados?”, del que obtenemos el siguiente párrafo: El prójimo animal –con esto se refiere a los animales- te percibe a ti, al ser humano. Él te ve, te escucha y te huele, y así percibe una impresión completa de ti, que se compone de tu forma de sentir, pensar, hablar y actuar. La impresión completa es lo que llamamos una imagen olfativa con la que se queda el prójimo animal y que va ampliando una y otra vez, cada vez que se vuelve a encontrar con nosotros.

Muchas personas que tienen animales domésticos habrán comprobado con asombro, que sus mascotas descubren sus pensamientos antes de que los pongan en práctica, por ejemplo cuando van a dar de comer al gato o sacar a la calle al perro, también cuando van a llevarlos al veterinario o darles una medicina. Esto sucede porque el animal ya ha visto en nosotros lo que Gabriele denomina la “imagen olfativa”, es decir, ha visto la imagen que hemos construido y por eso sabe con tanta antelación qué nos proponemos hacer.

Las experiencias vividas por estos cuidadores en “La Tierra de la Paz” corresponden con las de muchas personas y no sólo demuestran que esto es así, sino que además realmente existe una dimensión de entendimiento desconocida entre las personas y los animales. Algo que se puede aprender a tener con todos los animales, también con los animales de granja que no quieren ser sacrificados ni vivir explotados en la ganadería intensiva como muy a menudo son obligados a vivir. Es interesante comunicar con ellos, aprender como quieren hablar con nosotros y establecer así una relación muy diferente y especial.

Los cuidadores siguen diciendo: «Debemos saber que en la naturaleza, es decir con los animales salvajes, también puede tener lugar esta comunicación. ¿No le sorprende acaso que un animal huya o se aleje rápidamente mientras pasea por el campo? Tal vez vio en nuestros pensamientos o sensaciones que estos no están en armonía o que aquel que pasea le puede hacer daño»

Este es el reto para los cuidadores de animales en la Tierra de Paz. Aprender a ser más sensibles y aprender de nuevo el lenguaje del corazón tal como nos ha mostrado Gabriele, para volver a ganar una confianza que el ser humano nunca debió perder. Algo que también puede proponerse aprender y practicar usted. Al fin y al cabo ellos son nuestros hermanos menores con los que deberíamos estar en paz y unidad.

Fundación Gabriele
» www.fundacion-gabriele.org

AUTORIZACIÓN PARA LA DIFUSIÓN DE LOS ARTÍCULOS DE PRENSA
Vida Universal da autorización para difundir estos artículos en prensa, Internet o cualquier otro medio de comunicación siempre y cuando se mantenga el contenido íntegro incluyendo la firma Vida Universal a pie de artículo.
Si lo deseas puedes copiar el artículo directamente de Internet o pedírnoslo por email.
Te agradeceríamos si también nos comunicas dónde los vas a publicar.
» info@vida-universal.es