InicioComer carneTorosPescadoExperimentos con animalesAccionesMaterialContáctanosPrensaLinks

Experimentos con animales:

Experimentos con animales significan dolor

Experimentos no evitan enfermedades

Experimentos con animales no son transferibles

Experimentos esconden peligros inimaginables

General:

Inicio

Mapa de sitio web

Los datos:

Las críticas sobre los experimentos con animales son tan antiguas como los experimentos mismos. No solo protectores de animales se presentan en público una y otra vez para advertir sobre las consecuencias negativas de los experimentos con animales, sino que también lo hacen los científicos. El catedrático universitario Ian Roberts y su equipo de la Escuela Londinense de Higiene y Medicina Tropical (London School of Hygiene and Tropical Medicine) publicaron en primavera del 2004 en la British Medical Journal (una de las revistas especializadas en medicina de más renombre en todo el mundo) su crítica, con argumentos científicos, sobre los experimentos con animales. Demostraron que los resultados obtenidos con experimentos realizados con animales y con personas se diferencian considerablemente, y a veces llegan incluso a ser totalmente contrarios. Esto demuestra que los resultados de los experimentos no son transferibles entre personas y animales.

Pruebas absurdas peligran la vida humana:

Otra razón para las críticas es que los experimentos con animales muy a menudo no se realizan antes de los estudios clínicos con personas, sino que se realizan paralelamente. Con ello, los mismos investigadores contradicen y llevan al absurdo el sentido que le han dado a los experimentos con animales de servir como test de seguridad antes de probar con personas. El catedrático universitario Roberts y su equipo llegan a la conclusión de que los resultados de los experimentos con animales son demasiado imprecisos y que pueden por ello poner en riesgo la vida de los pacientes. Según el catedrático universitario Roberts, los experimentos con animales son un derroche de fondos públicos debido a faltas graves. En este contexto también critica que, a pesar de los evidentes puntos débiles de los experimentos con animales, se invierte más dinero en estos denominados estudios de investigación experimental que en los estudios clínicos en los que el paciente es el punto central de la investigación. Por último, el catedrático universitario Roberts y sus colaboradores exigen que se revisen sistemáticamente los resultados de los experimentos con animales hechos hasta la fecha antes de realizar nuevos experimentos. En los círculos competentes aún no se le ha dado la atención necesaria a estas advertencias.