InicioComer carneTorosPescadoExperimentos con animalesAccionesMaterialContáctanosPrensaLinks

Experimentos con animales:

Experimentos con animales significan dolor

Experimentos no evitan enfermedades

Experimentos con animales no son transferibles

Experimentos esconden peligros inimaginables

General:

Inicio

Mapa de sitio web

LOS DATOS:

Dos años después de las advertencias del catedrático universitario Roberts, en primavera del año 2006, tuvo lugar en Inglaterra un incidente que pronto sería conocido en todo el mundo. Durante el ensayo de una nueva sustancia activa en voluntarios para un experimento, se produjeron efectos secundarios graves. La sustancia activa TGN 1412 de la empresa de Würzburg TeGenero, creada gracias a la iniciativa del catedrático universitario Thomas Hünig, del Instituto de Virología e Inmunología de la Universidad de Würzburg, causó grandes dolores en las personas que habían tomado esta sustancia, quienes en parte tuvieron que permanecer durante días en la Unidad de Cuidados Intensivos. Algunos de ellos aún hoy sufren las secuelas de estos ensayos.
Después de una investigación exhaustiva, expertos británicos descubrieron que el causante de los terribles efectos secundarios fue ese medicamento. Impurezas o fallos en la producción quedaron descartados. En los ensayos que se realizaron anteriormente con animales se emplearon dosis mucho mayores de la sustancia activa que las que recibieron las personas que participaron en el ensayo. A pesar de ello, los experimentos con animales no dieron muestra alguna de pudieran producirse posibles efectos secundarios y con ello tampoco garantizaban ninguna seguridad. Incluso la revista de medicina alemana «Deutsche Ärzteblatt» admitió en base a los efectos del TGN 1412 que con los experimentos con animales no se puede obtener la seguridad deseada.

El caso del TGN 1412 no ha sido el único. Hay muchos efectos secundarios de medicamentos que a menudo son mortales. Por ejemplo el caso del reductor de colesterol «Lipobay» o el del analgésico «VIOXX». Ambos se consideraron durante mucho tiempo seguros, hasta que una cantidad sospechosamente alta de personas murió tras tomar estos medicamentos. Los expertos estiman que en los hospitales se ingresan cada año 210.000 pacientes por los efectos secundarios de los medicamentos. De esta cantidad, fallecen aproximadamente 60.000. Esto da una media de 164 muertes diarias en Alemania causadas por los efectos secundarios de los medicamentos.